Emilio García Gómez

 

El declive de la novela de Richard Wright:

The Outsider, Savage Holiday, The Long Dream

 

Richard Wright en 1959

 

A finales de Noviembre de 1960 eran depositadas en el columbario de París las cenizas del escritor negro norteamericano Richard Wright. Su muerte se producía en medio de un proceso de desintegración creadora, atribuible a su larga expatriación y al desánimo por su incapacidad de encontrar un punto de equilibrio.

La figura de Wright ocupa un lugar muy preciso en la literatura afro-americana. Lo que más resalta en su narrativa es su proclividad a la violencia, la crispación, el efectismo trágico, teniendo como eje esas relaciones inter-raciales tan admirablemente descritas en Native Son (1940), Uncle Tom's Children  (1940), Black Boy   (1945) y Eight Men  (1961).

Algunas de sus obras se encuadran, sin embargo, en un marco artístico inadecuado, como resultado de un peregrinaje del idealismo más ingenuo a la depresión más precipitada. Interesa aquí señalar el notable cambio que se observa en la obra de Wright tras exiliarse voluntariamente en Francia. Por un lado, mostró su preocupación por el Tercer Mundo en sus libros Black Power  (1954) y The Color Curtain (1956); y, por otro, se empeñó en aplicar la filosofía existencialista al ámbito norteamericano, con las mediocres novelas The Outsider (1953) y Savage Holiday  (1954), que conforman un raro cocktail  de elementos existencialistas y freudianos. Su posterior vuelta a la narrativa de protesta racial con The Long Dream (1958) no pudo contraer la dispersión de intereses sufrida por el escritor. Su verdadero talento estuvo siempre ligado al ghetto  negro de la gran ciudad o al sofocante paisaje racial de Mississipi.

 

 

 

The Outsider

A pesar de su protagonista negro, The Outsider  incorpora una extraña carga filosófica. El personaje central ya no es una víctima de la conspiración racista, sino un psicópata cuyos actos asesinos obedecen a impulsos de ser, a  ansias existencialistas. El relato habla de Cross Damon, un hombre agobiado por sus problemas familiares que, a raíz de un accidente de metro y, aprovechando la confusión sobre las presuntas víctimas, entre las cuales figura él, decide rehacer su vida tabula rasa  y ocultarse en Nueva York. Allí acude al Registro a solicitar el certificado de nacimiento de Lionel Lane, nombre que ha tomado de una lápida. Luego visita a Bob Hunter, camarero negro a quien conoció en el tren y que, por un incidente con una mujer blanca, ha sido despedido. Bob es ahora militante del Partido Comunista y le presenta a sus camaradas -Hilton, responsable del grupo, y el matrimonio compuesto por Gil y Eva-. Pero Bob es humillado por Hilton en presencia de Cross, y éste comienza a desconfiar de todos.

Invitado por Gil a quedarse a vivir con ellos, Cross se da cuenta de que el color de su piel va a ser utilizado para provocar al propietario del edificio, un fascista llamado Herndon. Cross averigua también, fisgoneando en el diario íntimo de Eva, que ella y Gil mantienen unas relaciones tirantes, debido a que su matrimonio ha sido preparado por el Partido para conseguir el prestigio de la muchacha, que es una renombrada artista. El enfrentamiento entre Cross y Herndon parece inevitable. Gil interviene en defensa del negro y la discusión termina a palos. Los dos hombres, ciegos por el odio, apenas advierten la presencia de Cross, que con la pata de una mesa les machaca a ambos la cabeza.

Eva, que ignora los hechos, escucha las explicaciones de Cross: su marido y Herndon están peleándose en el apartamento del fascista. Preocupada, Eva telefonea a Hilton, quien descubre los cadáveres. Entre todos elaboran un plan para hacer ver que ha sido un crimen político, que Herndon trató de matar a Gil y éste se defendió.

A solas con Cross, Eva le confiesa su temor de que los comunistas le nieguen su ayuda ahora que le falta Gil. Cross decide ir en busca de Hilton y le pega un tiro. El acoso de la policía, que actúa como si aguardase el permiso del autor para intervenir, se alterna con el de los comunistas, cuyas sospechas respecto de Cross van en aumento. La acción se diluye en largas peroratas de unos y otros sobre la civilización, la humanidad, la religión y la utopía de un mundo en trance de desintegración por causa de los totalitarismos. Cross está convencido de que los hombres tienden a la creación de un universo sin leyes, y que los verdaderos enemigos del sistema son aquellos outsiders  que, conscientes de lo que ocurre, pretenden cambiar la conciencia de los sometidos por dicho sistema.

Agobiado por sus crímenes, Cross le confiesa la verdad a Eva, provocando su suicidio. Finalmente, es el propio Cross el que cae muerto a tiros de los comunistas, no sin antes balbucear unas palabras al oído del fiscal justificando sus obras y ofreciendo su vida como puente de enlace entre los hombres.

El planteamiento de The Outsider  es endeble. Una complicada trama político-policiaca sirve de pretexto para hacer un libro de divulgación pseudoexistencialista, con el inconveniente de que las ideas se hallan desparramadas con cierto desorden. El protagonista es uno de tantos personajes afectados por esa psicosis maniaco-depresiva tan del agrado de Wright. Intelectualizado hasta lo indecible, Cross Damon no pierde por ello sus bestiales inclinaciones. Primero asesina a un compañero de Correos por haber descubierto que su accidente de metro es pura patraña; luego ejecuta  al comunista Gil y al fascista Herndon porque son dos déspotas totalitarios; a Hilton no le mata por su ideología sino porque constituye una amenaza para su seguridad personal y la de Eva. Esta última se halla a punto de morir en sus manos; pero Wright debió pensar que era prematuro. De todos modos, el asesinato de Bessie por Bigger Thomas -en Native Son- y el de Joe por Cross Damon -en The Outsider- es casi idéntico; a Bessie le aplasta la cabeza con un ladrillo, y a Joe con una botella, pero ninguno de los dos cadáveres se libra de ser arrojado por la ventana. Para mayor redundancia, Gil y Herndon también pierden la cabeza a golpes; por último, a Eva, aunque le sea reservado el heroico suicidio, no le queda más remedio que lanzarse -naturalmente- por la ventana.

Pero el sadismo visceral de Cross no tiene ni punto de comparación con el sadismo psicológico de algunas de sus víctimas, de forma que Cross se convierte en la única víctima, cerrándose así un extraño círculo donde las normas de la causalidad se cumplen a rajatabla. Gil, Hilton, Blimin y el resto de los camaradas representan la morbosidad humana por alcanzar el poder -verdaderos monstruos morales que no dudan en sacrificar a las personas como si fueran peones en un tablero de ajedrez-.

The Outsider  es un estudio sobre el comportamiento de un negro a partir del instante en que debe adoptar decisiones de futuro sin haberse acomodado ni al pasado ni al presente. El ámbito es cerrado, sartriano, apto para el análisis existencial. Cross Damon es un personaje difícilmente catalogable: ni es una idea ni llega a ser un ente humano de circulación natural, ya que se ve obligado a asumir determinadas actitudes con el único objeto de denunciar los tangibles peligros que amenazan la supervivencia de la civilización. Hay una fricción entre los diversos actores que, a modo de espiral, van surgiendo en torno a Cross, fricción que nos obliga a valorar sus respectivas fuerzas para llegar a comprender las luchas universales. Pero, con todo, a The Outsider  le falta coherencia filosófica y potencia literaria. Wright necesitaba manejar pequeñas subintrigas para sostener el interés  de la novela, con lo cual el rigor preciso para analizar semejante tonelaje filosófico deja paso a una banal elaboración policíaca.

A menudo, los personajes pierden entidad y se convierten en meros portadores de largos e impersonales alegatos, como ocurre en el trayecto del tren, durante la intervención de Houston y Cross. Wright elude lo narrativo y trata de presentar el hecho y su entorno con la frialdad del filósofo; el resultado es que el autor se queda solo frente al tema. Al querer generalizar los problemas personales de los personajes, todos caen en el esquematismo; y ahí reside el verdadero escollo de esta novela de tesis. Wright no quiere, o no logra, hacer hablar a sus héroes con vigor y rapidez; ni tampoco es transparente su imparcialidad como autor; no le resulta fácil encontrar un hueco entre los afectados conceptos filosóficos de Cross y los sombríos designios que le impulsan a cometer actos tan abominables.

Ahora bien, Cross pide que se oiga su denuncia; él es un outsider, un marginado  que elige la libertad como único medio de averiguar el valor de su propia existencia. Poco antes de morir, descubre que su búsqueda le ha conducido a la nada. "Alone man is nothing", dice Cross en su estado agónico. Con una visión trágica del más puro estilo griego, Wright reconoce que el hombre no puede escapar al miedo existencial que hereda cuando nace: "he is damned because he is human". Y, sin embargo, Cross tiene la esperanza de que su experiencia sirva de enlace entre los hombres. El hombre ha vivido mucho tiempo envuelto en un sueño, pero la hora del despertar ha llegado: "The myth men are going... The real men,  the last men  are coming..... Somebody must prepare the way for them..." La denuncia de Cross bien oída queda, e igualmente su descargo de faltas: "Because in my heart...I'm...I felt...I'm innocent". "La culpa", escribió Kierkegaard, "es un poder que se extiende en todas direcciones y que, sin embargo, nadie puede comprender en su sentido profundo, mientras descansa sobre la existencia."1  Cross  no es responsable de nada. "Nadie", en palabras de Gorki, "es culpable de nada, porque, al fin y al cabo, todos somos igualmente brutos en el mundo."2

 

 

 

Savage Holiday

La segunda tentativa de Wright en desplazar su narrativa de su contexto habitual -la búsqueda de una identidad de raza- transportándola al ámbito existencial, fue Savage Holiday, la única novela cuyos personajes, incluso el protagonista, son todos blancos. El núcleo central lo constituye la obstrucción que sufre el hombre en su búsqueda de la libertad. El tema propuesto por Wright evidenciaba la circularidad de sus ideas. Hay una notable coherencia en la presentación de estos arquetipos, pero ninguno tiene posibilidad de trascender; las tensiones psíquicas son siempre las mismas: siempre denunciando lo irracional de las relaciones entre la sociedad y el individuo, el carácter disgregante, deshumanizador, del entorno, la inquietud y natural desconfianza a que aboca la insatisfacción del hombre por el medio social.

El protagonista, Erskine Fowler, a sus cuarenta y tres años, obtiene el retiro de su compañía de Seguros. Fowler, que vive solo en su apartamento, se ve envuelto en una comprometida situación. Cuando se dispone a ducharse, sale desnudo al pasillo a recoger el periódico y, por un extraño azar, se le cierra la puerta. Al tratar de penetrar en el apartamento por la terraza, es descubierto por un niño, Tony, vecino suyo. Al verle desnudo, Tony se asusta y cae de espaldas contra la barandilla; ésta cede y el niño  se precipita a la calle.

Significativamente titulada "Anxiety", la primera parte de la novela, es una detallada descripción de los movimientos psíquicos de Fowler, su obsesiva convicción de que en él va  a cumplirse una inevitable fatalidad astrológica, la sensación de verse perseguido por un enemigo oculto, "that unwelcome,, uncanny, haunting sensation", "this nameless and invisible enemy", "a jittery premonition that some monstruous and hoaring recollection was about to break disastrously into his consciousness". Preso de un anómalo sentimiento de culpabilidad, aun antes del accidente, que le lleva a fantasear sobre la inminencia de un acto horrendo y desconocido, Fowler, oficialmente jubilado, pero en la práctica despedido, se presenta con angustia ante sí mismo. Libre de sus obligaciones, el problema es qué hacer con la libertad.

En la segunda parte - "Ambush"-, Fowler, obseso de su propia obsesión, da rienda suelta a un miedo envolvente, mitad alucinación, mitad realidad, fruto de una paranoica interpretación de actos casuales a los que él atribuye intencionalidad. El esquema no puede ser más freudiano. Luego de buscar consuelo en el reclinatorio de una iglesia y convencerse de que la culpable de la muerte del niño es su madre, por su vida licenciosa, regresa a su apartamento a tiempo de escuchar los comentarios de la mujer del portero. Al parecer, la madre del niño había visto en la terraza a una persona desnuda. Para Fowler comienza una escalofriante vorágine de sospechas. El primer signo es una llamada telefónica que le advierte: "I saw what happened". En seguida visita a la madre del niño. La actitud de la mujer, sus gestos, incrementan la neurosis de Fowler, hasta hacerle creer, por un momento, que tras su imagen llorosa se esconde "an emotional agent provocateur" para sonsacarle la verdad de lo sucedido. La semi-exposición de sus pechos pone en marcha el apetito sexual de Fowler; atraído por ella pero a la vez frenado por escrúpulos morales, Fowler se ve nadando entre dos corrientes opuestas: por un lado, cree que lo mejor es pedirle que se case con él; así soluciona dos problemas: la urgencia sexual, producto de su soltería, y la inseguridad que le provoca pensar que haya sido testigo del accidente; y por otro, le repugna la viciosa frivolidad de la mujer, que, después de la muerte de su hijo, sigue recibiendo las atenciones de sus amantes.

            En el último tercio de la novela- que Wright un tanto abstrusamente titula "Attack"- se despeñan literalmente los instintos de Fowler, llevado de una pasión irracional y de unos celos corrosivos. Persisten las llamadas anónimas a su apartamento y sus incipientes relaciones con la madre de Tony se deterioran rápidamente. Atacado por los celos, Fowler la apuñala ferozmente. Después se entrega a la policía, aunque es incapaz de dar una explicación coherente sobre los motivos que le han llevado a cometer el crimen. Sólo en su interior sabe Fowler que todo ha sido el producto de una fantasía infantil. De niño, había sido reñido por su madre por haber acuchillado una muñeca -acto que él realizó para matar la impura imagen de su madre "because all the boys had said that /she/ was bad"-.

            Hasta aquí todo lo que ha dicho Wright en Savage Holiday. Lo que quiso decir probablemente se quedó en el tintero, puesto que a mitad del libro el planteamiento de origen da paso a delirios ajenos a la trama hasta hacerla irreconocible. Ciertamente los símbolos freudianos están presentes a lo largo de la novela: Tony forma pareja con Fowler niño; la madre de Tony con la madre de Fowler; la impureza de una con la de la otra; los recuerdos infantiles con las experiencias adultas. También es patente el desconcierto existencial que sufre el protagonista, su conciencia de soledad, su sensación de abandono, su entidad frustrada, malograda por la agresión de la sociedad -sustitución de los valores viejos por otros nuevos- y por un hermético e irracional determinismo. Todo eso conforma una larga cadena de montaje con la que el fiel lector de Wright ya está familiarizado: Jake, Big Boy, Dave, Bigger Thomas, Saul Saunders, Cross Damon, el paranoico Erskine Fowler y, desde luego, Black Boy,  el propio Richard Wright cuya búsqueda de un significado vital mostraba en estas dos novelas un esclerótico agarrotamiento.

 

 

 

The Long Dream

            The Long Dream nos lleva de nuevo al Mississippi, donde nos encontramos con la acostumbrada tirantez racial y la reiterativa presencia de unos individuos dominados por el interés, el miedo o la animosidad. La perfecta momificación de sus personajes le permitía a Wright en esta novela disimular viejos defectos formales y concretar una tesis que, en otras ocasiones, se desleía en un remolino de patologías. En realidad éstas no sólo no desaparecen, sino que incluso se agudizan; pero el flujo narrativo es respetado, ganando en solidez estructural lo que pierde en modernidad.

            Son dos los protagonistas de The Long Dream : Tyree y su hijo Rex -apodado Fishbelly por haber asociado la panza de un pez con el vientre de una mujer embarazada-. Tyree forma parte de la burguesía acomodada negra; sus negocios se hallan repartidos entre la explotación de apartamentos, un burdel y una funeraria. Tyree se ve obligado a entregar a un policía blanco llamado Cantley parte de las recaudaciones obtenidas en el prostíbulo. Pero el incendio de un local de baile - también de su propiedad- provoca la muerte de numerosas personas de color, y Tyree se ve comprometido por no respetar las normas de seguridad. Cantley se niega a interceder por él y Tyree, despechado, denuncia el cohecho. Pero Cantley le prepara una emboscada y le asesina.

            Fishbelly, que todavía es un adolescente trata de salir adelante con los negocios de su padre. Pero Cantley, en la certeza de que el muchacho conserva unos talones comprometedores, comienza a acosarle hasta que, finalmente, le encierra en el calabozo por un supuesto intento de violación.3  Dos años después Fishbelly sale libre; pero, incapaz de continuar por más tiempo en aquel país, elige el camino del exilio en Francia.

             El tono narrativo de la primera parte nos recuerda a Black Boy. Ambos protagonistas reaccionan negativamente ante la agresividad del medio social. La innovación, que no lo es tanto, de The Long Dream consiste en introducir la figura de Tyree como un símbolo de la capacidad progresista de los negros. Si, en Black Boy, Wright desaprueba la conducta disciplinada y resignada del negro, en The Long Dream  sublima su postura como una forma de represalia. Tyree no es, como piensa Margolies4 , "an exploiter of his people" que engorda a costa de la miseria de las masas negras, sino un nacionalista  negro capaz de utilizar en su provecho la reticencia de quienes controlan el poder -los funcionarios blancos-. La degradación moral del negro de Black Boy  es trasvasada a The Long Dream  en la humillante caricatura de la policía. Wright permuta aquí su oficio de autobiógrafo por el de novelista. Sin abandonar su peculiar hermetismo ni su independencia  de criterio, deja que se filtre, a través de Tyree, su teoría de la supervivencia. El autor no propugna, literalmente, un sistema de  camuflaje pasivo; por el contrario, las actividades de Tyree -la funeraria, los apartamentos, los burdeles- muestran el camino de la liberación de su raza por medio de la astucia. Tyree podría ser un modelo de triunfador capitalista, pero su extracción proletaria y su identidad racial le convierten en  un espécimen anómalo, entre conspirador y líder espiritual de su clase.

            Por desgracia, esta presunta capacidad de los Negros para fingir, en presencia de los blancos, una disposición que no poseen, malogra el efecto literario de la novela. El tipo de negro  ladino es reiterativo en la producción de Wright y, a estas alturas, cansa. Fishbelly se convierte así en el personaje principal. Es un muchacho introvertido, relativamente insociable, un producto de la ingurgitación de las teorías  freudianas. Fishbelly está convencido de que su padre es un rastrero adulador de los blancos  y que su fortuna la ha conseguido a costa de denigrar su identidad. La inadaptación de Fish al entorno obedece a un orgullo de raza insalvable. La muerte de Tyree adquiere luego un valor sacramental: Fishbelly abandona el país dejando a sus espaldas una pesada carga racial; su complejo de culpabilidad es lavado con la sangre de su padre. Cuando  Fish  se halla en el avión, camino de Francia, sus reflexiones manifiestan el equilibrio de quien  ha superado -pero no resuelto-  el largo sueño de la identidad. El problema de la anarquía de valores en un mundo sometido    a la ley del más fuerte se configura  en la búsqueda del humanismo   universal como única vía de reparación. Fishbelly no pretende, aunque a veces lo practique, imitar  los modos de su padre por miedo a destruír los parámetros de la moral individual.. La elección del exilio no es un acto cobarde; Fishbelly no huye por miedo, sino por una necesidad vital: la recuperación de un estado de conciencia anterior a la presencia del hombre negro en el mundo.

            Cantley, el policía blanco, actúa de péndulo mortal sobre las cabezas de Fish y de Tyree; con él Wright trata de desvelar los aspectos más conflictivos de la conducta política -el abuso de autoridad y la corrupción- y realizar al mismo tiempo una disección de la problemática racial. Fishbelly, que no hereda de su padre casi ninguna cualidad pragmática, carece de la fortaleza necesaria para desafiar el poder omnívoro de la ley racista; ni siquiera su aguda percepción le sirve para evitar el choque con Cantley. Fishbelly vive vuelto hacia sí mismo; basta con seguir de cerca sus pasos para descubrir que cuanto sucede a su alrededor parece suceder dentro de su propio cerebro.

            Posiblemente esta novela habría producido una impresión distinta veinte años atrás; pero ni Wright era el mismo, ni el tema aportaba nada nuevo; ni siquiera su lenguaje había evolucionado a la par que el dialecto del Mississsipi de sus años jóvenes. En este aspecto Wright se había estancado, y la novela forzosamente tenía que dar la impresión de anacrónica. "He writes as if nothing  has changed since he grew up in Mississipi", decía un crítico de la revista Time 5 . Richard Wright se encontraba en un callejón sin salida. Su única escapatoria era aislarse en su granja de Ailly, al oeste de París, y proseguir la tarea comenzada con The Long Dream .

            La segunda parte de una posible trilogía era la continuación de las aventuras de Fishbelly, situándole en París como fugitivo del racismo sudista. Esta novela llevaba por título "Island of Hallucinations" y, aunque Wright la acabó y se la ofreció al editor, incluso preparando el esquema de la que debiera cerrar la trilogía, sólo fue publicada, fragmentada, después de su muerte. 6



1 Sören Kierkegaard, El concepto de la angustia.. Madrid: Espasa-Calpe, 1959, p.103.

2 M . Gorki, En la estepa.. Madrid: EDAD, 1962, p.1550.

3  En 1931 se inició Scottsboro, Alabama, uno de los casos más vergonzosos de la historia del Sur. Dos muchachas blancas acusaron a nueve jóvenes negros de haberlas violado en un tren de mercancías. Los negros fueron encarcelados y condenados en cuestión de días a la silla eléctrica. El Partido Comunista Americano intervino con gran eficacia en defensa de los negros impidiendo que se cumpliera lo que se consideraba "linchamiento legal". La posterior retractación  de las muchachas -Ruby Bates y Victoria Price- no evitó como, sin embargo, que los negros fueran condenados a un total de 99 años de cárcel. El mundo entero supo más tarde que, después de entregarse voluntariamente a los negros, las muchachas lo hicieron nuevamente con otro grupo de jóvenes blancos. El caso inspiró a algunos escritores- a Erskine Caldwell, por ejemplo, en su novela Travel in July  (1940); o a Jean P. Sartre en La P * respectueuse, cuya edición americana prologó Richard Right. El tema es introducido por Wright en la casi totalidad de su obra narrativa; ese miedo de sus personajes al caer víctimas del tabú de la mujer blanca es sistemático; concretamente, en The Long Dream  se culpa a Fishbelly de violar a una mujer blanca y por ello es encarcelado.

4 E. Margolies, The Art of Richard Wright . Carbondale : Southern Illinois Univ. Press, 1969.

5Time Magazine , Oct. 27,  1958: 96.

6 En Soon One Morning.  Ed. Herbert Hill. New York , 1963.

__________________

© 2005 http://www.etnografo.com